Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1412732

0
0
0
s2smodern

La violencia contra los mexicanos en EU es provocada directamente desde la Casa Blanca

 

 

Donald Trump inició su tristemente exitosa primera campaña presidencial predicando un discurso xenófobo en contra de los inmigrantes, particularmente de los mexicanos. Ha hecho lo mismo en esta segunda campaña, estigmatizando a los migrantes criminales que le roban el sueño de la gran “América” a los “verdaderos” ciudadanos. En un mitin en Florida, preguntó qué había que hacer para detener la “invasión”. Alguien en la audiencia gritó: “Dispararles”.

 

El presidente río y la masa coreó la risa. Se ha normalizado de tal forma el discurso del odio que ya no sólo forma parte de las ofertas de campaña (“Construye ese Muro”), sino de la vida cotidiana en un país curiosamente multicultural y que se ha hecho desde su origen mediante el genocidio de los pueblos originarios y la migración masiva.

 

El fin de semana, en apenas 24 horas hubo dos tiroteos provocados por ese discurso y esa normalización. No podemos decir que el atacante de El Paso se haya inspirado directamente en Trump, pero colgó en la red un manifiesto diciendo que iba a parar la “invasión”. Manejó nueve horas para llegar a un mall repleto de mexicanos y se lanzó en una carnicería brutal. En su toma de posesión, el presidente dijo que su país era víctima de terribles carnicerías en las ciudades interiores (carnaje, dijo), y parecemos no darnos cuenta de que la violencia viene de la Casa Blanca.

 

México ha decidido hacer parte del trabajo sucio deteniendo migrantes centroamericanos. Aunque el canciller haya de inmediato condenado los ataques y comentado que el país analiza denunciar como terrorismo el ataque diseñado contra mexicanos, tal declaración no es suficiente. Debiéramos aprovechar este doloroso momento para pretender un acuerdo bilateral en tráfico y venta de armas. Son éstas las que van y vienen -mucho más que los humanos- en esa frontera porosa. No podemos ignorar el papel del propio presidente en el aumento de crímenes de odio. La estadística es brutal: allí donde en los últimos años ha habido un mitin de Trump, los crímenes de odio han aumentado 216%. La correlación nos deja fríos.

 

Hay además sitios en internet dedicados a viralizar el discurso del odio etiquetándolo como libertad de expresión. Debiéramos llamarlo por su nombre verdadero: libertad de odiar al otro. En estas plataformas se discuten, sin tapujos, las matanzas y los asesinatos masivos como formas de lucha contra la invasión del otro. Por eso Elizabeth Warren lo ha dicho en el último debate: el supremacismo blanco es una forma de terrorismo doméstico. Gab, Hatreon e incluso un sitio de citas para personas blancas que quieren preservar su pureza de “raza” han alcanzado una penosa prominencia que se ve incendiada en sitios como 4chan y 8chan (cerrada el lunes siguiente) y que junto con el uso de PewTube y otros medios “alternativos” buscan no sólo polarizar, sino llamar a la acción contra el otro al que temen. El mexicano es la corporización de todo eso.

 

En estas plataformas se ensalzó la matanza de El Paso y se hizo burla de las víctimas casi de inmediato. En 8chan el atacante publicó un manifiesto bajo el título de Hispanic Invasion of Texas (como si Tejas no hubiese sido parte de México).

 

Parte del discurso que permite esta locura nace de una de tantas teorías conspiracionales, esta vez bajo la idea de que se está realizando un “Gran reemplazo” en los países occidentales de población para hacer de los blancos una minoría. La respuesta es “acelerar” (impedir violentamente la “invasión”, un término que el presidente ha usado sin tapujo).

 

La violencia ha sido racionalizada, el odio naturalizado. Somos el vecino, no podemos cruzar los brazos. Al contrario. Los depredadores, como dijo Kamala Harris, se solazan en quienes piensan vulnerables, en quienes sienten débiles. Trump se ha salido con la suya provocando más odio contra los mexicanos. Es tiempo de ser fuertes. Ya una vez el gobierno mexicano propició su elección al invitarlo como candidato a Los Pinos. Que nuestra diplomacia actual no sea el vehículo de su reelección.

 

POR PEDRO ÁNGEL PALOU

COLABORADOR

 

@PEDROPALOU

 

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Escribe: Adán Morales/@adangio

 

Las imprecisiones de la carta aclaratoria que me envió hace unas semanas la diputada federal suplente, Carolina Gaspar Ramírez, cuyo titular es la diputada federal por Acatlán, Nelly Maceda Carrera, son abundantes, y a mi correo me hacen llegar ciertos documentos que echan por abajo su ‘valiosa’ carta.

 

Aquí le reproduzco unas líneas  de la columna que publiqué el 14 de julio del presente y que titulé:

 

LA DIPUTADA NELLY MACEDA,  Y SU CHAROLA.

“La historia no tiene pierde y en el fondo tiene que ver en que Rafael Flores, esposo de Carolina, fue designado apenas hace unas semanas como Cónsul Honorario de la Federación Rusa en México.  Causando la envidia de la pareja quien siente que la 4T aún no le hace justicia.

El 29 de Junio de 2019, Carolina Gaspar, montó en cólera y se lanzó a los golpes sobre su marido quien esquivaba los jabs, rectos y uppercut. La desesperación de Carolina fue en aumento al ver que sus golpes no encontraban destinatario y fue entonces cuando cambio de técnica y al más puro estilo del Cavernario Galindo se lanzó a mordidas sobre su oponente  quien no pudo contener el ataque bestial y fue roído para después ser echado de su casa bajo amenazas.

La historia no paró ahí como suele suceder cada vez menos en los pleitos conyugales, al otro día la diputada federal, Nelly y su suplente, Carolina, acompañadas de policías municipales se presentaron en las oficinas de Rafael para detenerlo de manera inmediata, lo que vino fue lo que casi siempre sucede: Rafael fue paseado por la ciudad durante unas horas para ablandarlo y después ser presentado en las oficinas de seguridad publica en Rancho Colorado y después turnado al Juzgado Calificador de Valsequillo.

Y aquí es donde aparece el célebre Horacio Gaspar Lima (disidente del gobernador electo, pero esa es otra historia) padre de Carolina, que  es una mezcla de  Félix Salgado Macedonio y Gerardo Noroña, quien  con ese peculiar estilo le pidió a Rafael unos cientos de miles de pesos para que su hija retiré los cargos y acciones legales que tienen en su contra.

‘piénsalo cabroncito’ cuentan que le dijo amenazante.

Lo anterior ya se encuentra radicado en la carpeta de investigación: 12838/2019/ZC”

Hasta aquí la necesaria cita.

De manera inmediata, la diputada federal suplente me envió la siguiente carta aclaratoria.

----------------------------------------------------------------------------------------------

MOVIENDO IDEAS

P R E S E N T E

 

En relación a su columna PLUMAS, publicada el día 14 de Julio del 2019, me permito precisarle que los hechos señalados son totalmente falsos.

En primer lugar usted está mezclando un asunto político, laboral con un asunto personal.

De mi parte, Carolina Gaspar Ramírez, madre del menor afectado y agredido de manera artera y alevosa, por el señor Rafael Flores Hernández, asentado en la Agencia Especializada en Delitos Sexuales , misma que le anexo y pido que se maneje de manera discrecional para no afectar el proceso legal del menor, así como de su servidora. Espero que respete por su ética profesional los datos anexos.

Referente a los hechos señalados el día 29 de Junio fue agredido mi hijo mayor por el señor Rafael Flores Hernández; y se trata del maltrato a un menor con discapacidad y no ser hijo del mencionado señor. Por lo mismo la gravedad del asunto, ya que hay tres menores afectados. Y es inmoral publicar algo sin fundamento y meramente personal.

Con lo que señala el señor de haber sido nombrado Cónsul Honorario es totalmente falso, no hay ninguna designación y menos hacia él, ya que no tiene ninguna relación laboral con la Embajada, lo que es muy grave que ustedes estén nombrando a una Embajada tan respetable como es la Embajada de la Federación de Rusia o que le muestre su nombramiento.

Y le pido que no mezcle asuntos personales con asuntos laborales y políticos, ya que este asunto es meramente personal y jurídico, toda vez que el señor fue detenido por la autoridad competente por delitos de violencia intrafamiliar y tiene orden de restricción a los menores y a mi persona.

Por lo que de ser necesario, le solicito que de manera personal me dé una cita para mostrarle todos los documentos y evidencias que acreditan mi dicho.

Le solicito que retire dicha publicación que daña mi persona y la de mis hijos, y la de las demás personadas mencionadas.

Sin más por el momento le reitero mis saludos.

 

 

ATENTAMENTE

MAESTRA CAROLINA GASPAR RAMIREZ

----------------------------------------------------------------------------------------------

 

Doña Carolina Gaspar se equivoca al decirme: ‘En primer lugar usted está mezclando un asunto político, laboral con un asunto personal’

Error: No mezcló ningún asunto político con un tema personal, solo narró los hechos y la que mezcló el tema fue ella y la Dip. Nelly Maceda al acudir a detener a Rafael Flores en sus oficinas. La duda impone ¿Por qué fue la diputada federal a mezclarse en un tema conyugal?

Rafael flores nunca fue detenido por: ‘por delitos de violencia intrafamiliar y tiene orden de restricción a los menores y a mi persona’ como lo explica en su carta;  si fue detenido el 30 de junio del presente por elementos de la policía municipal de esta ciudad, fue por ‘supuesto escándalo en la vía publica’  como lo demuestra el comprobante de pago con folio C 0145 emitido por la Tesorería municipal del Ayuntamiento.

 

Respecto a su preocupación ‘legitima’ y ‘justa’ por sus menores hijos queda en entredicho cuando desde hace tiempo los usa como moneda de cambio.

Así lo consignan dos correos enviados a su esposo Rafael Flores, el primero con fecha del 27 de abril del 2017 y el segundo el 24 de mayo del mismo año.

 

 

 

Es lamentable tener que hacer estas precisiones pero son necesarias

Por cierto en la Fiscalía General del Estado existe una Carpeta de Investigación en contra de Carolina Gaspar  Ramírez promovida por Rafael Flores Hernández quien la denunció por el delito de violencia familiar.

 

 

Respecto a la cita que solicita para aclarar el tema, cabe decir que la busqué vía whatsapp  para confirmar la misma pero las dos palomitas de visto y el silencio fue la respuesta.

 

Hago votos por una buena relación con usted, pero su espacio privado fue invadido y se volvió público cuando la diputada federal Nelly Maceda apareció en escena en esta trama.

 

 

 

0
0
0
s2smodern

El escritor odiaba la proximidad y se libraba de casi toda presencia humana, en el sanatorio

 

 

Podría traer un gato que me librara de los ratones, reflexiona convaleciente Kafka en Zürau, pero, entonces, quién me salvaría del gato. Kafka odiaba la proximidad y se libraba esos días de casi toda presencia humana, en el sanatorio. No le molestaba la presencia de los ratones al caminar, pero sí dentro de su cuarto: los imaginaba en la noche royendo sus dientecitos frente a su cuerpo dormido. Kafka, el habitante de la noche, temeroso de volver a ella.

 

Me subo al autobús. Todo esto viene a cuento. El camión se va llenando, infestando de ratones de todas las nacionalidades y continentes: estadounidenses, chinos, árabes, latinoamericanos. Ratones negros y amarillos y azules. La última comunidad posible era la de los ratones, pensaba K. Y de pronto, a mi lado, viene a sentarse una ratona vieja, delgadísima –de Kenia o Nigeria,– con el pelo blanco apenas oculto por una pamela roja que casi no cabe en el autobús.

 

Es Josefina, me digo, la reina de los ratones. La última protagonista de un texto de K. Me saluda y se sienta con su cuerpo ágil con sus dientes de roedora. Su saludo es apenas un gesto: no tiene palabras.

 

La reina del canto se ha quedado sin voz, recuerdo. Para qué sirve alguien cuya única morada son las palabras si ya no tiene boca para proferirlas. Josefina extrae un gigantesco abanico, lo bate con soltura y no sólo se da aire, sino que me inunda a mí de una brisa fresca.

 

La puerta del autobús se estropeó. Nadie ayuda al chofer que la patea para obligarla a cerrarse. Josefina ensaya un falsete. Ni un sonido sale de su boca que se ha asombrado de la efectividad karateca del conductor. La puerta se cierra y entonces de su enorme cartera carmesí Josefina extrae unos también improbables por gigantescos anteojos que le ocultan no sólo los ojos pequeñísimos, sino su rostro entero.

 

Queda la boca muda como único recuerdo de que atrás de esa máscara se esconde ella, como si supiese que la vergüenza la sobrevivirá como a José K.

 

El autobús se vacía y las voces del mundo se bajan de allí y regresan a sus madrigueras. Somnolienta y cansada como una vieja catedral, Josefina también baja. No la sigo, pero la imagino abriendo con dificultad la puerta de su apartamento, sirviéndose una pequeña copa de oporto en su sala, brindando por la insólita gravedad del silencio mientras sorbe el licor para quedarse dormida en el sofá.

 

Sin fuerzas, siquiera, para irse de una buena vez a la cama. A ella, a diferencia de Franz Kafka, no le da miedo la noche. No tiene fuerzas para sentirlo. Como tantos inmigrantes ha hecho de este país el suyo, pero sin sentirlo propio. Trabajó como todos los ratones. En ocasiones ha podido mandar dinero de vuelta a su país. En otros momentos, no. Apenas le ha alcanzado para pagar la renta y la escasa comida y las pocas prendas que la visten. Ahora está enferma y también debe cuidar sus recursos porque no tiene seguro médico y debe pagar parte del programa de ayuda que le cubre las medicinas y los tratamientos. No tiene miedo de morir. Tiene miedo de quedar enferma, de no poder pagar el hospital, las operaciones.

 

Está sola y por eso ya no canta. Josefina esta noche sólo duerme. Ni siquiera sueña.

 

POR PEDRO ÁNGEL PALOU

COLABORADOR /EL HERALDO DE MÉXICO

 

@PEDROPALOU

 

 

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Por la Hermana Trinquete.

 

Todos los días leo en redes sociales el discurso y debate de mujeres “feministas”. Nos bombardean de muchas maneras con ideas radicales sobre el valor que “debería tener” una mujer, los derechos que “no nos dan”, el lugar que “nos quitan” y las oportunidades que “no tenemos”. Pero lo que realmente llama mi atención, es cómo las propias mujeres feministas han creado una contienda contra los hombres e incluso contra las propias mujeres por mal defender su causa.

 

Me doy cuenta, que el feminismo moderno está muy alejado de la idea original de 1880; cuando inició el movimiento feminista. Pedir y exigir igualdad legal, derecho al voto, oportunidad laboral, derechos reproductivos, fueron consecuencia de la opresión de género y etnias; pero también del mismo ajuste social y económico. Al final se ha generado una guerra muy fuerte de mujeres feministas contra hombres. Pero lo realmente alarmante es cómo vemos diariamente mujeres contra mujeres.

 

Vivimos un tiempo en el cual las propias mujeres nos la pasamos exigiendo respeto por parte del género contrario, sin embargo no hemos aprendido a respetarnos y a defendernos de nuestro propio género. Diariamente veo casos y escucho a mujeres con algún problema laboral ocasionado por otra mujer; mujeres que no respetan un matrimonio ajeno, mujeres difamando a otras mujeres, saboteando el éxito de terceras. He incluso escuchado a mujeres criticando a otras por decidir ser amas de casa, como si un título laboral definiera su valía o su capacidad intelectual. Me preocupa la incongruencia con la que convivimos y la manera en cómo la aceptamos normal cotidianamente. La ambición desbordada de poder, ha llevado a muchas mujeres a pasar sobre múltiples cosas, ya sea otras mujeres, otros hombre e incluso sobre ellas mismas.

 

Mujeres escudándose detrás del velo del feminismo, donde tristemente solo alcanzan a disfrazar una agresividad heredada o aprendida en el primer entorno; la propia casa.

 

Debemos exigirnos como género femenino una total coherencia en nuestro discurso de amor y paz hacia la mujer. Tenemos como mujeres la responsabilidad de respetarnos unas a las otras. Exigir respeto en nuestras decisiones, acciones, derechos y propiedades. Para entonces en una sociedad de respeto de nuestro propio género, ahora sí poder defendernos con dignidad y pedir igualdad.

 

La realidad es que, hombres y mujeres en la sociedad, deberíamos trabajar en equipo, al final de cuentas somos complemento uno del otro. Y jamás olvidar la importancia social del papel de la mujer al momento de ser pilar familiar. Una buena mujer educa buenos hijos. Una mujer que respeta su género y el género contrario educará hijos respetuosos y de gran valía. Y para concluir me gustaría tomar el ejemplo de Circle K con el tuit políticamente incorrecto con el que promocionan el día de la secretaria. ¿De quién es la responsabilidad de terminar con el estereotipo de “la secretaria y el jefe”? De los hombres, de las mujeres o de ambos.

0
0
0
s2smodern

 

Raymundo Riva Palacio.

 

1er. TIEMPO: Hay caras que nunca se lavan. La ideología mata principios, cuando menos en la moral del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien durante más de una década ha abrigado a Manuel Bartlett y lo ha convertido en uno de sus más fieros gladiadores en defensa de los recursos naturales de México. Bartlett es todo lo que la izquierda repudia por su participación tortuosa y negra durante el proceso electoral que culminó la noche del 6 de julio de 1988, cuando oficialmente Carlos Salinas derrotó a Cuauhtémoc Cárdenas y Manuel Clouthier en la contienda presidencial. 

 Aquella elección ha perdurado en la memoria política como fraudulenta, que poco importó a López Obrador cuando, al coincidir en el tema energético en 2008, comenzó una relación política a la cual Bartlett le había hecho un guiño dos años antes, cuando pidió el voto por López Obrador en repudio al candidato de su partido, el PRI, Roberto Madrazo, y del PAN, el partido en el poder, Felipe Calderón. Bartlett atravesaba por un proceso de reinvención política, después de haber sido señalado como el arquitecto del fraude electoral en 1988 y señalado en Estados Unidos por un testigo protegido de la DEA, Víctor Harrison, de tener relaciones con el narcotráfico. Las acusaciones de Harrison se cayeron, pero las sospechas sobre Bartlett, nunca. Una vez, incluso, cuando le preguntaron al entonces embajador de Estados Unidos en México, John. D. Negroponte, si Bartlett podía entrar a Estados Unidos, respondió que sí, pero lo que no sabía era si podría salir. Bartlett, un francófilo, siempre ha visto con recelo a Estados Unidos, y trasladó sus fobias norteamericanas a toda una generación de políticos educados en las universidades Ivy League que lo desplazaron del poder. Quien fue secretario de Gobernación, de Educación y gobernador de Puebla, tenía muy poco de vida útil dentro del PRI sin tener edad para el retiro, por lo que comenzó a coquetear con López Obrador, quien lo arropó para que la coalición Movimiento Progresista que hizo al tabasqueño su candidato presidencial, lo postulara como plurinominal al Senado por el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano. Las contradicciones no eran sujeto de análisis. El PRD nació del impulso de Cárdenas, primera víctima del fraude del 88, y el PT había nacido de la mano de Raúl Salinas, hermano del expresidente, con el aval de Fernando Gutiérrez Barrios, sucesor de Bartlett en Bucareli.

 

2do. TIEMPO: La pulverización de la memoria. Para 2006, Manuel Bartlett seguía luchando para que su mala fama como el “mapache” en las elecciones presidenciales de 1988, se olvidara. La reinvención se ancló en su oposición a las reformas energéticas de Ernesto Zedillo, de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto. Bartlett cuestionaba las reformas porque eso significaría, aseguraba, “privatizar y desmantelar” a Pemex, que era el argumento central del discurso más vehemente y encendido de Andrés Manuel López Obrador, por años el líder de la izquierda social. El intento por acallar los gritos de fraude electoral contó con el respaldo inopinado de Carlos Salinas, quien como expresidente escribió un libro voluminoso en el que abordó las elecciones del 6 de julio para defender la legalidad y legitimidad de su victoria. Bartlett era beneficiario directo de ese alegato. Después de todo, la noche del 6 de julio en la Secretaría de Gobernación, desde donde en ese entonces se manejaban los procesos electorales, con sólo 2% de los votos contados y resultados preliminares que reflejaban que Cárdenas estaba aplastando a Salinas en las urnas, el presidente Miguel de la Madrid le ordenó que dejara de dar resultados. Bartlett obedeció y las computadoras en Bucareli, donde iban apareciendo, se quedaron negras. De ahí vino la famosa “caída del sistema” que Bartlett matizó años después señalando que se “calló” —la orden dictada por De la Madrid— pero no se cayó. Treinta y un años después, Francisco Cantú, profesor asistente en la Universidad de Houston, publicó hace unos días una investigación persuasiva en la American Political Science Review, una de las publicaciones más respetadas por los politólogos en el mundo, que se titula “Las Huellas del Fraude: Evidencia de la Elección Presidencial en México de 1988”, donde utilizó nuevas herramientas de análisis computacional para revisar las votaciones de aquella jornada. A través del uso de una nueva base de datos con imágenes de más de 50 mil votos disponibles de aquella elección a la que le aplicó un sistema de detección computarizado para reconocer problemas con las imágenes, identificó alteraciones flagrantes en casi un tercio de las boletas en el país. Dicho de otra manera, encontró fraude electoral en  30% del voto, que iban de manipulaciones fraudulentas de 3% en la Ciudad de México, al 66% de alteraciones en Tlaxcala. La mayoría de las alteraciones las encontró en el sur del país en los enclaves priistas, donde estaban los caciques que respondían a las exigencias, manotazos y amenazas de quien era el secretario de Gobernación en ese año, Manuel Bartlett. El fraude, recuerda Cantú, no nació y murió el 6 de julio. Se comenzó a fraguar en 1987.

 

 

3er. TIEMPO: El plan estratégico del “mapache” electoral. En 1987 el PRI se fracturó por última vez. La Corriente Democrática ideada por Rodolfo González Guevara, en ese entonces embajador en España, pero que como subsecretario de Gobernación, bajo Jesús Reyes Heroles, fue pivote en la construcción e implementación de la Reforma Política que legalizó a la izquierda y abrió la puerta a la democracia una década antes, sumó apoyos para realizar oposición al PRI desde adentro del PRI —inspirado por la corriente crítica de Pablo Castellano dentro del PSOE— que encontró en Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo dos simpatizantes que proporcionaron el combustible y prendieron la mecha de la insurgencia político-electoral. El quiebre dentro del PRI llevó a una Reforma Política en ese año, en el que, recuerda el politólogo Francisco Cantú, se crearon los incentivos para el fraude electoral de 1988. Esa reforma le dio el control del proceso electoral a 300 consejos distritales que, entre sus atribuciones estaba recontar los votos con el consentimiento del partido en el poder y, dado el caso, “ajustar” el resultado final. De esa manera, dice Cantú, hubo una casilla donde el candidato del partido oficial, Carlos Salinas, tuvo 73 votos, pero le añadieron el cero para dar 730. Otra, el PRI obtuvo 232 votos, pero el resultado final fue de mil 422. Lo que documenta Cantú es un fraude nacional operado desde Bucareli, en el despacho del secretario de Gobernación, Manuel Bartlett. El trabajo de Cantú aporta por primera vez evidencia científicamente probada de qué sucedió en aquella elección en la que Salinas ganó con 50.4% del voto, delante de Cárdenas que tuvo 31.1% y Manuel Clouthierque llegó a 17.1 por ciento. Si el politólogo encontró alteraciones en 30% de los votos, probablemente Cárdenas habría sido Presidente de la República. Bartlett se le atravesó y las familias Cárdenas y Clouthier jamás lo olvidaron. Millones de mexicanos tampoco, pero quien importa hoy en día, López Obrador, sí. El Presidente le ha dado toda la confianza para hacer lo que quiera Bartlett como director de la Comisión Federal de Electricidad, soslayando por completo el oscuro historial de un político altamente educado, inteligente y sofisticado, vestido de demócrata, cuando pocos hay como él que tanto daño le han hecho a la democracia mexicana.  

0
0
0
s2smodern

Raymundo Riva Palacio

 

La investigación realizada por la Fiscalía General de la República en contra de Rosario Robles, durante su gestión como secretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, están apuntando hacia una imputación de carácter penal. La investigación, como parte de un ejercicio de revisión de expedientes congelados o soslayados durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, fue llevado a cabo por el fiscal Alejandro Gertz Manero, quien en seis meses de la actual administración ha dado la cara pública muy pocas veces, pero se ha metido a revisar, en muchos casos personalmente, las averiguaciones de la vieja PGR. La que toca a Robles se refiere a la llamada “Estafa Maestra”, donde presuntamente se desviaron cientos de millones de pesos del erario a través de convenios con universidades públicas.

 

La “Estafa Maestra”, como tituló una investigación periodística de Mexicanos Contra la Corrupción y Animal Político en septiembre de 2017, surgió en 2015, cuando la PGR comenzó a investigar desvíos de recursos públicos de la Sedesol y de Sedatu, con base en las revisiones de las cuentas públicas realizadas por la Auditoría Superior de la Federación desde 2011, que la llevó a presentar una serie de denuncias ante las autoridades. El trabajo periodístico reveló la entrega de más de siete mil millones de pesos en contratos ilegales donde participaron 11 dependencias federales, ocho universidades y más de 50 funcionarios, centrando el ojo de la investigación en las gestiones de Robles en ambas secretarías.

 

Tras la denuncia ante la PGR hace ocho años, se abrieron 23 procedimientos sobre funcionarios públicos y rectores de universidades en 2015, cuyos resultados sólo produjeron acusaciones en contra de funcionarios de nivel medio y algunos de ellos, incluso, que no habían sido denunciados por la Auditoría. En enero pasado, Gertz Manero informó que se investigaba a más de 60 funcionarios de la Sedesol y la Sedatu, por el presunto desvío de más de 800 millones de pesos, y que se habían imputado a seis funcionarios de esta última. Cuatro de ellos quedaron liberados de las imputaciones al desistirse la Fiscalía de las acusaciones, y uno de los dos restantes, que sí fueron vinculados a proceso, afirmó que habían falsificado su firma, con lo cual se declaraba inocente.

 

La Fiscalía reestructuró en mayo la investigación y elevó la calidad del delito, al considerar que la “Estafa Maestra” había sido una operación realizada desde el corazón del gobierno federal, por lo que las acusaciones se plantearían como un posible delito de Estado para lo cual se incurrió en otro más, el de delincuencia organizada. De acuerdo con Gertz Manero, esa era la posibilidad para poder profundizar en el caso que dijo que provocó un daño por casi seis mil millones de pesos al erario público.

 

No se conoce ningún documento firmado por la ex secretaria que pudiera vincularla a un acto de corrupción, pero la reclasificación que realizó el fiscal general a la indagatoria de la “Estafa Maestra”, abrió la posibilidad de que haya acusaciones en su contra por parte de ex colaboradores, por lo que se le pudiera imputar por el presunto delito de delincuencia organizada, que es cuando tres o más personas actúan concertadamente para cometer uno o más delitos graves a fin de obtener beneficio económico, político o material. La corrupción no era un delito grave hasta febrero de este año, cuando la Cámara de Diputados, donde hay una mayoría de Morena, el partido en el poder, la reclasificó.

 

Nadie en el actual gobierno ha señalado públicamente a los altos funcionarios del gobierno de Peña Nieto vinculados a presuntos actos irregulares o ilícitos, pero existe una lista en la Presidencia de ocho ex miembros del gabinete legal y ampliado sobre los cuales ya se tienen expedientes. Quien aparece en el primer lugar de la lista es Robles, sobre la que han avanzado las investigaciones al umbral de la imputación. No hay información oficial sobre el estado que guarda la indagatoria en contra de la ex secretaria de Estado, que años antes como presidenta del PRD, estuvo involucrada en la campaña de Andrés Manuel López Obrador para la jefatura de gobierno en la Ciudad de México.

 

Los intentos por hablar con Robles resultaron infructuosos, pero en anteriores comunicaciones sobre las imputaciones de corrupción, dijo que no existían denuncias en su contra en la Auditoría Superior de la Federación. Antes de la elección presidencial, Robles afirmó que estaba “de lo más tranquila” más allá de quien llegara a la Presidencia. En ese momento, aseguró: “Afortunadamente siempre he vivido de mi trabajo y nadie, absolutamente nadie, puede ofrecer una prueba que acredite lo contrario. No hay información alguna. No hay complicidad alguna. No tengo nada que temer”.

 

En una comunicación en julio de este año, Robles insistió en la inexistencia de denuncias de la Auditoría en su contra, y admitió que las autoridades habían investigado sus bienes y cuentas. “Resulta que como siempre dije, no tengo nada que esconder”, remató. En su última comparecencia como secretaria en la Cámara de Diputados en octubre pasado, dijo que los recursos por lo que la acusan fue para realizar trabajos de la Cruzada Contra el Hambre, que fue uno de los grandes programas del sexenio peñista.

 

 

De concretarse la imputación, Robles será la segunda alta funcionaria en el gobierno de Peña Nieto que tiene problemas con la justicia. El primero fue Emilio Lozoya, ex director de Pemex, quien se encuentra prófugo. Las investigaciones de la Fiscalía General se enfocan hasta este momento en funcionarios del gobierno de Peña Nieto. No habrá tregua. Tampoco, por cierto, para el ex presidente.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter: @rivapa

0
0
0
s2smodern

 

Raymundo Riva Palacio

 

Rosario Robles siempre ha sido una mujer terca. En sus luchas políticas y al confrontar a sus críticos. Es soberbia y con un carácter altivo que no siempre le favorece. Su personalidad, de alguna manera, es a la que se le puede echar la primera culpa de que haya pasado la noche en una celda de la prisión de Santa Martha Acatitla, la primera secretaria de Estado en correr por esa suerte judicial en 30 años, desde que Eduardo Pesqueira, secretario de Agricultura en el gobierno de Miguel de la Madrid, fue detenido en el primer año del sexenio de Carlos Salinas, acusado de enriquecimiento ilícito e irregularidades cometidas durante su cargo. Retadora, no se preparó con el rigor que debía haberlo hecho, pensando que como no había firmado nada, nada debía ni temía. Por esto mismo, la principal razón de su encarcelamiento y que su caso escalará exponencialmente, se lo debe a los abogados a los que se encomendó.

 

La confianza que depositó Robles en sus abogados defensores fue a prueba de armas nucleares. El equipo lo encabezó Xavier Olea, el controvertido ex fiscal de Guerrero, quien llevó a sus hijos y a un grupo de litigantes para que la defendieran de la acusación de la Fiscalía General de daño al erario por cinco mil 73 millones de pesos. Los abogados fracasaron al cometer errores elementales. Por ejemplo, presentar como prueba de residencia identificaciones con diferente dirección, que fue una de las razones por las cuales el juez Felipe de Jesús Delgadillo, le negó la posibilidad de defenderse en libertad.

 

Pero lo políticamente más sensible, es no haber combatido la acusación de los fiscales de que había sido omisa en frenar las irregularidades e informar a su jefe inmediato superior. La forma como sus abogados la defendieron fue decir que ella no fue omisa, porque informó al ex presidente Enrique Peña Nieto de las irregularidades señaladas por la Auditoría Superior de la Federación, mediante el teléfono rojo de la red intragubernamental y en sus acuerdos, así como haberlas notificado a José Antonio Meade, quien la sucedió en la Secretaría de Desarrollo Social, por lo que la próxima semana debe presentar copia certificada del acta entrega-recepción en esa dependencia.

 

El acta entrega-recepción no debe ser un documento toral en el juicio a favor de Robles. Por ley, en todas las actas de entrega se incluyen las auditorías, por lo que deberá contener las observaciones de la ASF y las respuestas que le dieron. Además no son documentos secretos, porque esas observaciones se derivan del análisis de la cuenta pública. Lo que pretendían los abogados defensores, se puede conjeturar, es demostrar que al no seguir ella al frente de Sedesol, no podía solventar las observaciones realizadas por el entonces auditor, Juan Manuel Portal, y que tenían que haber sido respondidas por su sucesor.

 

Fue otro error de los abogados defensores. Meade presentó denuncias a partir de la información de las auditorías y sancionó donde correspondía, lo que no hizo ella en su momento. En los siguientes análisis de la cuenta pública no se repitieron las imputaciones que se le habían hecho a Robles. La Fiscalía la acusó de omisión en la supervisión de actos que resultaron en daño al erario, que no continuaron en la gestión de Meade, de acuerdo con la información pública. Mencionar sus abogados que informó a Peña Nieto y a Meade alimenta el imaginario colectivo, pero no la exime de la obligación que tenía y su incapacidad para desvirtuar los dichos del auditor Portal.

 

Robles fue acusada por tres ex funcionarios en la Sedesol y en la Sedatu (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano) de que pese a ser informada de las irregularidades no hizo nada, y la forma como la defendieron sólo provocó que el caso se magnificara en tribunales. Su defensa rápidamente dijo ayer que no llamaría a declarar ni a Peña Nieto ni a Meade, pero al haber sido señalados durante la comparecencia, pueden ser llamados por la fiscalía, sobre todo porque el propio juez Delgadillo preguntó si no podrían imputar al ex candidato presidencial por los mismos delitos que la acusada.

 

La defensa de Robles parece dislocada. La semana pasada plantearon la posibilidad de señalar como parte de las irregularidades a Ernesto Nemer, actual jefe de la bancada mexiquense en San Lázaro, quien inició el sexenio de Peña Nieto como subsecretario del ramo en Sedesol. No prosperó, cuando menos hasta ahora, porque Nemer estuvo completamente desvinculado administrativamente, y políticamente marginado, en todos los hechos que le imputan a Robles. Quería la defensa un mexiquense como acompañamiento de su cliente, pero Nemer no podrá ser.

 

La posibilidad de que Robles se acoja al criterio de oportunidad que prevé la ley, donde ella evita ser juzgada a cambio de cooperar con la autoridad aportando pruebas de irregularidades o ilegalidades de sus superiores, sigue abierta. La gran interrogante es si ella está dispuesta a declarar contra el ex presidente, de quien es muy cercana desde que comenzó a colaborar con él durante su gobierno en el estado de México.

 

 

Esa previsión de la ley abriría la Caja de Pandora del Grupo Atlacomulco y conectaría, de acuerdo con personas que conocen detalles de los tratos oscuros de Robles con Los Pinos, con el ex presidente Peña Nieto. Una tiene que ver con las instrucciones que recibían sus más cercanos colaboradores directamente de la secretaría particular del ex presidente para el manejo de los recursos, y la otra sobre cómo un pariente de Peña Nieto se fue quedando con terrenos federales para su usufructo. Sobre estos temas se hablará más adelante.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter: @rivapa

0
0
0
s2smodern

 

 

 

 

Escribe: Adán Morales

 

La desfachatez que tiene Gustavo Vargas, presidente municipal de Huauchinango, y que para efectos de esta columna llamaremos ‘Varguitas’ (por cariño) no tiene límites.

Cuando ‘Varguitas’ supo que los números de la elección le favorecían celebró como si los resultados fueran gracias a su operación política y le dijo a sus colaboradores: -Le hemos entregado buenas cuentas a ‘Andrés Manuel’-

Impulsivo y fanfarrón  presumió  su cercanía con José Juan Espinosa, el famoso JJ. Sus visitas al congreso del estado eran frecuentes y por sugerencia de sus concejales le ofreció espacios en la administración pública municipal, le brindó presupuesto y compartió el poder. (Sin duda un genio)

Una vez que el JJ cayó de la gracia de la 4T, ‘Varguitas’ fue a buscar cobijo con el ‘poderoso’ Gabriel Biestro, quien lo sumó a su equipo pero al final Varguitas le restará más de lo que pueda sumar.

Los resultados en su municipio son paupérrimos.

Los ciudadanos no ven obras y Huachinango se encuentra en los primeros lugares de opacidad, es decir cero trasparencia.

‘Varguitas’  cree que para ser un buen político tenía que basarse  en la película de Luis Estrada: La ley de Herodes y que el municipio que gobierna es  la localidad de San Pedro de los Saguaros.

Va con su propia ley en la mano, sin estrategia y peor aún, sin discurso.

Pero lo peor no reside ahí.

El periodista Edmundo Velázquez que dirige el portal PAGINA NEGRA informó en mayo pasado que: Banda del “Loco Téllez” utiliza el pueblo mágico de Huauchinango como su guarida.

La duda impone.

¿Quién protege al Loco Téllez, quién es el nexo entre ‘Varguitas’ y el líder huachicolero? ¿Tendrá algo que ver su primo Ardelio Vargas Fosado?

Son preguntas que levantan muchas suspicacias.

 

Por lo mientras desconfié de aquel que le diga que el  ‘Varguitas’ goza de cabal salud en  la 4T poblana.

 

 

 

El Tío Poncho y su laberinto.

Alfonso Esparza quiso pasar a la historia como un estadista académico serio y dedicado, pero su ambición lo exhibe como un especialista en el arte de las cochupos y los negocios.

Lo oscuro que se esconde tras la venta de los Lobos BUAP lo ha embarrado de lodo y no hay manera ya de limpiar su imagen, pues la pobre operación de medios que tuvo su Jefe de comunicación fue lenta y mala, malísima diría.

Si Alfonso Esparza no permitiera muchas cosas en la universidad y dejará de ver a esta como la Cueva de Ali Baba, su capital político estaría por las nubes y los universitarios en pleno ascenso académico. Ahora solo le queda salir en silencio y por la puerta de al lado.

Una auditoria revelaría la verdad sobre el manejo del presupuesto, aclararía las  sospechas de  licitaciones amañadas, de la sobrefacturación,  de las obras mal hechas, de los negocios en el hospital y  las farmacias.

Si alguien ve a Alfonso Esparza tóquele un REQUIEM y es que alguien  muy poderoso quiere su cabeza y sus negocios.

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

Página 1 de 9

Please publish modules in offcanvas position.